• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  976 29 87 87

El día sale muy bueno, completamente despejado, por lo que proseguimos con la actividad montañera.

La senda que sube a Noarre nace en el propio camping de las Bordes de Graus por lo que, después de haber llevado las dos furgonetas hasta la presa de Montalto, la partida es rápida y cómoda. La senda cruza el cauce del Riu Tavascan muy cerca de camping y comienza a remontar por la izquierda hidrográfica del río hacia Noarre. La primera parte de la ascensión es muy cómoda y entretenida, la senda remonta entre un espeso bosque de abedules bordeando primero por el este la presa de Graus y ascendiendo después junto al torrente del Riu de Noarre.

Alcanzadas las Bordes de Noarre (algunas de ellas habitadas) el bosque clarea dando paso al pastizal. La senda continua suave por el valle del Riu Noarre hasta alcanzar el Forcat de Guerossos. Aquí se empina bruscamente para ascender hasta la Pleta de Guerossos (200 metros más arriba), dónde paramos a comer.

Desde la Pleta de Guerossos se presentan dos alternativas: la primera es remontar claramente al este las fuertes pendientes que caen a la pleta y, después, bordeando el Piquet de Guerossos, acceder al collado de Certascan (HRP). La otra alternativa es remontar al norte el torrente que desagua el Estany Blau y, una vez en él, continuar por el barranco que al este sube hasta el Collado de Certascan. Después de evaluar las dos alternativas nos decantamos por la segunda, que era la prevista inicialmente para hacer la travesía.

Hasta la Pleta Vella, (primer rellano) la senda asciende, muy pina, por la margen derecha del torrente y resulta complicada de seguir (perdemos el camino y tenemos que trepar por una zona rocosa muy pina y descompuesta). Después, mucho más suave, continúa por la margen izquierda del torrente hasta el Estany Blau. Aquí abandonamos el curso del torrente para continuar al este por la clara vaguada que remonta hasta el collado de Certascan (2586mts). El collado de Certascan podía haber sido un lugar idóneo para reagruparnos y comer algo; sin embargo, el grupo, muy fraccionado, continuó adelante hacia cumbre.

Desde el collado la ascensión no resulta cómoda en ningún momento. La primera parte se desarrolla por un durísima pendiente de tierra y piedra suelta muy descompuesta hasta alcanzar la cresta cimera. Alcanzada la cresta hay que continuar al noroeste, superando un corto paso aéreo ( la alternativa por la cara oeste es más peligrosa y expuesta) y caminar después por un caos de grandes bloques hasta la cima (2852mts). Aquí, con una magnífica vista sobre los picos Mont Roig y Ventolau al Oeste y sobre el macizo de la Pica d´Estats al este, paramos a comer.

De nuevo en el collado se hace una parada técnica ya que se estaba madurando un cambio en el plan inicial. Desde el collado de Certascan algunos miembros del grupo pensaban volver al camping por la misma ruta de ascenso, sin embargo, los conductores proponen que todos hagamos la travesía ya que piensan que cabemos todos en las dos furgonetas. Aceptada la propuesta todo el grupo inicia el descenso hacia el notable Estany de Certascan.

Con la parte más dura de la actividad ya realizada el descenso al embalse de Certascan se hace con muy buen ánimo, tan bueno, que al llegar al Estany (represado) un par de personas del grupo se retan en un curioso campeonato de "inmersión en aguas frias". Las reglas no resultan claras pero parece ser que gana la persona que más tiempo aguante dentro del agua en una o varias inmersiones. Ante un público atónito se desarrolla un espectáculo de gran nivel deportivo ya que ninguno de los dos competidores renuncia a la victoria. Finalmente el claro perdedor asume su derrota y todo vuelve a la normalidad.

La travesía continua bordeando el Estany hasta el refugio de Certascan (otro punto de control de la travesía "Porta del Cel"). Paramos un momento a ver el refugio y continuamos el descenso hacia el Pla de Boavi y la Noguera de Lladorre. Siguiendo el curso del Riu de Certascan alcanzamos la pista que, desde Tavascan, sube al Estany de Romedo de Baix. Continuamos por ella al Este hasta alcanzar la HRP que desciende muy empinada hasta el Pla de Boavi en el cauce de la Noguera de Lladorre. Esta senda resulta incómoda porque es muy empinada y de trazado casi recto sobre la línea de pendiente. Además el bosque se apodera de la senda en algunos tramos. De subida y con mochila tiene que ser realmente dura.

Alcanzada la Noguera de Lladorre la senda conecta con una suave pista por la que continuamos al oeste y después al sur siguiendo el curso del torrente hasta alcanzar la presa de Montalto donde se habían dejado las furgonetas.

 

Asociado a

logosfed

Lista de correo

Suscríbete a la lista de correo para recibir puntualmente las noticias del Club