• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  976 29 87 87

Travesia de verano en el Pallars

En el mes de agosto un grupo de socios se dedicaron a conocer a fondo la zona del Pirineo Catalán comprendida entre el Mont-Roig y la Pica d'Estats. En estos parajes, más tranquilos que el los habituales destinos del Pirineo, descubrieron tres emocionantes macizos y como no hiceron tambien sus tresmiles.

30.07.2005
Quedamos a las 15:00 horas en el parking de la CREA. Reunidos todos los coches decidimos el plan del viaje: ir por Barbastro, Benabarre, El Puente de Montaña para llegar a Tremp y el valle del Noguera Pallaresa superando el puerto de .La primera parada, muy breve, la hacemos en El Puente de Montaña. El trayecto es fácil y conocido y nos reagrupamos sin problemas. Algunos compran pan. Aquí se decide hacer la siguiente parada en Llavorsí.
Como el trayecto es desconocido e incluye las travesías de los importantes núcleos de Tremp y La Pobla de Segur, el reagrupamiento en Llavorsí no se produce. Finalmente, cuando el coche más rezagado llega a Llavorsí y no estamos todos se continua camino hacia Tavascan dónde, finalmente, nos reagrupamos.
Desde Tavascan sólo queda subir hasta les Bordes de Graus, un pequeño núcleo de edificaciones que conforman un camping. El camping está prácticamente vacío por lo que no tenemos problemas para elegir sitio.
 

Estamos en la vall de Cardós. Geográficamente es la vall central de las tres que en Llavorsí confluyen para dar nacimiento al Noguera Pallaresa. El más occidental de estos tres valles es por el que desciende la rama principal del Noguera Pallaresa desde el port de la Bonaigua; el más oriental es la Vallferrera, puerta de entrada natural al macizo de la Pica d´Estats, por el que desciende la Noguera de Vallferera. La Vall de Cardós ha sido, tradicionalmente, la menos desarrollada de las tres. Ribera de Cardós, a 9km de Llavorsí, ostenta la capitalidad del valle. En la población, distribuida a ambos lados de la carretera, sobre una amplia planicie, destaca una magnífica cruz de término del siglo XV que representa el nacimiento y la crucifixión de Cristo.

Algo apartada en dirección al río se encuentra la iglesia románica de Santa María de Ribera, un notable edificio citado en el año 839 en el acta de consagración de La Seu d´Urgell.Al final del valle, dónde confluyen los barrancos del Riu de Tavascan y la Noguera de Lladorre, se ubica Tavascan, un pequeño núcleo de población que ha sufrido un importante desarrollo turístico. La carretera asfaltada aún continua unos kilómetros más, muy estrecha, adentrándose por el valle del riu Tavascan hasta la estación de esquí de Pleta del Prat. A cuatro kilómtros de Tavascan se encuentra el camping de las Bordes de Graus que es uno de los puntos de paso de la travesia la "Porta del Cel"

 
 
31.07.2005
El somero plan trazado en el club antes de salir sólo concretaba la primera actividad: una travesía de dos días que partiendo de las Bordes de Graus remontaba el valle de Tavascan por los Estanys de la Gallina, ascendía al Pico Ventolau (2853mts) y descendía a la estación de esquí de Pleta del Prat por el barranc de la Coma del Forn

La predicción meteorológica para este primer fin de semana era mala, pero decidimos mantener el plan. Así que el domingo 31 de julio de 2005 desmontamos el campamento y subimos con los coches por la pista del Port de Tavascan hasta el comienzo de la senda que asciende al refugi de Mont-Roig en el Estany Inferior de la Gallina. Antes, Ignacio y Rafa suben hasta la estación de esquí para dejar la furgoneta de Rafa como combinación de coches para el día siguiente.

Montamos mochilas para dos días y comenzamos la ascensión al refugi de Mont-Roig. Este tramo de senda forma parte de la Alta Ruta Pirenaica (HRP) y está señalizada con puntos de pintura naranja. La senda no está muy marcada en el terreno y discurre por un relieve tortuoso, es muy importante no perder los hitos ya que en muchos tramos la senda circula sobre afloraciones rocosas dónde no hay evidencias de la senda. Sin problemas llegamos al Estany Inferior de la Gallina y al Refugi de Mont-Roig (2287mts) ocupado por un numeroso grupo de jóvenes. Como no hay posibilidad de aprovechar el refugio continuamos con el plan previsto que no es otro que acampar en los alrededores del Estany Mitjá de la Gallina (lugar de dónde parte la via normal de ascensión al Pico Mont-Roig).

A las 13:30 ya está montado el campamento y tenemos toda la tarde para hacer actividad. La cercanía del Mont-Roig es tentadora (la reseñas marcan 2h a la cima) y el tiempo parece estable así que decidimos intentarlo. Remontamos al oeste la clara dorsal que desciende desde el macizo del Mont-Roig. Superada una dura rampa de pasto alcanzamos una clara vaguada colgada que no habíamos visto todavía pero que se adivinaba durante el ascenso. Esta vaguada nos conduce directamente a la loma final del Vértice de Mont Roig (2846mts). Desde abajo parece una corta subida pero la pendiente y la piedra suelta que la cubre resultan incómodas y duras.

En el Vértice de Mont-Roig alcanzamos la aérea dorsal que recorre el límite geográfico entre Francia y España hasta el Pico de Mont Roig. La vista sobre el Ariege y el Mont Valier es espectacular. El contraste entre ambas vertientes se ve remarcado por el compacto mar de nubes que cubre la vertiente francesa y que no es capaz de remontar la débil línea orográfica.


Desde el Vértice de Mont-Roig continuamos al noreste hacia el pico de Mont Roig (2864mts) por el filo de la cresta, aérea pero ancha, hasta alcanzar dos jorobas muy características perfectamente visibles desde el Estany Mijá de la Gallina. Aquí la cresta se afila aunque nunca resulta comprometida, no obstante, para alcanzar las brechas entre ambas jorobas es necesario destrepar.

El Pico Mont-Roig tiene dos cotas perfectamente diferenciadas. Alcanzada la cota sur (2864mts) sin dificultades, la cima norte (2859mts), con dos grandes hitos, resulta cada vez más tentadora. Finalmente decidimos subir a ella. El destrepe a la profunda brecha que nos separa resulta muy estético, una sucesión de breves terrazas de laja. Se trata de la parte más aérea y complicada de la cresta. Desde la brecha la corta trepada a la cima no presenta ninguna dificultad.
Descendemos por el camino de ascenso y llegamos al campamento con tiempo suficiente para preparar la cena.
 
01.08.2005

Las previsiones de mal tiempo se cumplen. La borrasca prevista para el fin de semana se retrasa al lunes pero llega. Ya durante la noche han caído las primeras gotas ( un corto chaparrón) y al levantarnos el cielo está muy cubierto y amenaza lluvia.

Mientras desayunamos el grupo pierde consistencia, algunos, dada la inestabilidad del tiempo y sobre todo la escasa visibilidad (la niebla cubre todas las cimas y está muy baja) prefieren descender a los coches y no completar la travesía. Otros, mas ambiciosos, quieren continuar con la travesía ascendiendo al pico Ventolau.

Finalmente, cuando el campamento ha sido desmontado se consuma la escisión.

Pasa poco tiempo desde la separación cuando comienza a llover copiosamente. Los que descienden continúan sin parar; los que ascienden paran varias veces para ver si el tiempo mejora pero, finalmente, deciden regresar por el mismo sitio. El descenso se hace largo y complicado, la lluvia ha mojado las rocas que están muy resbaladizas, los torrentes llevan más agua y ha cambiado el aspecto del paisaje.

Reunidos todos en los coches decidimos volver al camping de las Bordes de Graus y pasar allí la noche. Conocedores de que existe un refugio miramos de pasar la noche en él ya que todo el suelo del camping está mojado y resulta muy incómodo plantar las tiendas. Conseguimos plaza en el refugio, en principio, para una noche.

Por la tarde, para matar el tiempo, bajamos a Tavascan a ver el pueblo y tomar unas cervezas. Alrededor de la mesa volvemos a definir el plan para el día siguiente. Estaba previsto que después de la travesía por el val de Tavascan haríamos otra travesía (de dos días,con noche en altura) que partiendo de las Bordes de Graus nos llevaría hasta el Pico Certascan por Noarre y el Estany Blau para bajar por el Estany de Certascan y la Noguera de LLadorre hasta la presa de Montalto (dónde previamente habríamos dejado algunos coches para poder regresar de nuevo al camping).

El problema estribaba en el tiempo meteorológico. Si continuaba lloviendo la acampada en el Estany Blau no iba a resultar cómoda y la travesía, con todo el material mojado, tampoco. Finalmente se decidió que si hacia malo se abandonaría la idea de la travesía de dos días y nos quedaríamos en el camping esperando mejor tiempo.

 
02.08.2005

El día sale muy encapotado. El puerto de Tavascan está cubierto por un espeso manto de nubes. El ambiente es húmedo y amenaza continuamente lluvia. Finalmente se abandona la idea de la travesía del Pico Certascan.

Por la tarde se baja a LLavorsí a ver el pueblo y hacer algunas compras. Por la noche volvemos a retomar el plan de ascensión al Certascán. Existen dos posibilidades: la de subir y bajar por el mismo sitio (Noarre) o hacer la travesía inicial en un solo día con un equipo más ligero. Esta alternativa tiene el inconveniente de la combinación de coches, que deben subirse por una pista de la que se desconoce su estado hasta la presa de Montalto. En principio a nadie le gusta la idea de meter su coche por esa pista.

Para tener mejor información Gabi y Esteban han hecho una inspección de la misma al subir de Llavorsí. La pista no es tan buena como la de Noarre pero es factible.
Sobre esta información las furgonetas de Rafa y Santi se ofrecen para la combinación de coches. Para facilitarla algunos miembros del grupo proponen volverse por el mismo sitio con lo que no harían falta más coches. Así las cosas si el tiempo mejora (lo que es muy probable), al día siguiente se haría la travesía del Certascan.
 

03.08.2005

El día sale muy bueno, completamente despejado, por lo que proseguimos con la actividad montañera.

La senda que sube a Noarre nace en el propio camping de las Bordes de Graus por lo que, después de haber llevado las dos furgonetas hasta la presa de Montalto, la partida es rápida y cómoda. La senda cruza el cauce del Riu Tavascan muy cerca de camping y comienza a remontar por la izquierda hidrográfica del río hacia Noarre. La primera parte de la ascensión es muy cómoda y entretenida, la senda remonta entre un espeso bosque de abedules bordeando primero por el este la presa de Graus y ascendiendo después junto al torrente del Riu de Noarre.

Alcanzadas las Bordes de Noarre (algunas de ellas habitadas) el bosque clarea dando paso al pastizal. La senda continua suave por el valle del Riu Noarre hasta alcanzar el Forcat de Guerossos. Aquí se empina bruscamente para ascender hasta la Pleta de Guerossos (200 metros más arriba), dónde paramos a comer.

Desde la Pleta de Guerossos se presentan dos alternativas: la primera es remontar claramente al este las fuertes pendientes que caen a la pleta y, después, bordeando el Piquet de Guerossos, acceder al collado de Certascan (HRP). La otra alternativa es remontar al norte el torrente que desagua el Estany Blau y, una vez en él, continuar por el barranco que al este sube hasta el Collado de Certascan. Después de evaluar las dos alternativas nos decantamos por la segunda, que era la prevista inicialmente para hacer la travesía.

Hasta la Pleta Vella, (primer rellano) la senda asciende, muy pina, por la margen derecha del torrente y resulta complicada de seguir (perdemos el camino y tenemos que trepar por una zona rocosa muy pina y descompuesta). Después, mucho más suave, continúa por la margen izquierda del torrente hasta el Estany Blau. Aquí abandonamos el curso del torrente para continuar al este por la clara vaguada que remonta hasta el collado de Certascan (2586mts). El collado de Certascan podía haber sido un lugar idóneo para reagruparnos y comer algo; sin embargo, el grupo, muy fraccionado, continuó adelante hacia cumbre.

Desde el collado la ascensión no resulta cómoda en ningún momento. La primera parte se desarrolla por un durísima pendiente de tierra y piedra suelta muy descompuesta hasta alcanzar la cresta cimera. Alcanzada la cresta hay que continuar al noroeste, superando un corto paso aéreo ( la alternativa por la cara oeste es más peligrosa y expuesta) y caminar después por un caos de grandes bloques hasta la cima (2852mts). Aquí, con una magnífica vista sobre los picos Mont Roig y Ventolau al Oeste y sobre el macizo de la Pica d´Estats al este, paramos a comer.

De nuevo en el collado se hace una parada técnica ya que se estaba madurando un cambio en el plan inicial. Desde el collado de Certascan algunos miembros del grupo pensaban volver al camping por la misma ruta de ascenso, sin embargo, los conductores proponen que todos hagamos la travesía ya que piensan que cabemos todos en las dos furgonetas. Aceptada la propuesta todo el grupo inicia el descenso hacia el notable Estany de Certascan.

Con la parte más dura de la actividad ya realizada el descenso al embalse de Certascan se hace con muy buen ánimo, tan bueno, que al llegar al Estany (represado) un par de personas del grupo se retan en un curioso campeonato de "inmersión en aguas frias". Las reglas no resultan claras pero parece ser que gana la persona que más tiempo aguante dentro del agua en una o varias inmersiones. Ante un público atónito se desarrolla un espectáculo de gran nivel deportivo ya que ninguno de los dos competidores renuncia a la victoria. Finalmente el claro perdedor asume su derrota y todo vuelve a la normalidad.

La travesía continua bordeando el Estany hasta el refugio de Certascan (otro punto de control de la travesía "Porta del Cel"). Paramos un momento a ver el refugio y continuamos el descenso hacia el Pla de Boavi y la Noguera de Lladorre. Siguiendo el curso del Riu de Certascan alcanzamos la pista que, desde Tavascan, sube al Estany de Romedo de Baix. Continuamos por ella al Este hasta alcanzar la HRP que desciende muy empinada hasta el Pla de Boavi en el cauce de la Noguera de Lladorre. Esta senda resulta incómoda porque es muy empinada y de trazado casi recto sobre la línea de pendiente. Además el bosque se apodera de la senda en algunos tramos. De subida y con mochila tiene que ser realmente dura.

Alcanzada la Noguera de Lladorre la senda conecta con una suave pista por la que continuamos al oeste y después al sur siguiendo el curso del torrente hasta alcanzar la presa de Montalto donde se habían dejado las furgonetas.

 

04.08.2005

Recuperado el día perdido por el mal tiempo continuamos con los planes trazados inicialmente. Con las ascensiones del Mont-Roig y del Certascan quedaban prácticamente agotadas las posibilidades de la Vall de Cardós por lo que procedía cambiar de valle. El plan inicial era realizar una actividad de tres días por el macizo de la Pica d´Estats pasando dos noches acampados en el Estany d´Estats. El primer día se ascendería hasta el Estany d´Estats y se montaría el campamento; el segundo día se ascenderían los tresmiles del macizo y el tercero se descendería de nuevo a la Vallferrera completando una pequeña travesía por el Circ de Baborte.

El plan del día consistía, por tanto, en cambiar de valle, remontar la pista que, a partir de Areu, asciende hasta La Molinassa (barrera) y desde allí continuar hasta el Estany de Estats y acampar.

Abandonamos el refugio a media mañana. Paramos a comprar pan en Ribera de Cardos y después en Alins ( ya en la Vallferrera) a tomar una cerveza. La subida de los mas de diez kilómetros de pista (una hora de coche) la hacemos sin prisas y aparcamos los coches en la última explanada habilitada. Aquí, en una sombra con piso muy irregular hacemos una comida "rústica".

A media tarde, después de montar mochilas para tres días, iniciamos el ascenso hasta el Estany d´Estats. Continuamos por la pista (que sube hasta el Pla de Boet) durante un breve trecho para tomar enseguida la senda que lleva al refugi de Vallferrera. Esta nace a la izquierda de la pista (señalizada), desciende suavemente a cruzar el cauce del río, y continua hasta el refugio a la sombra del bosque. A partir de aquí el bosque clarea y la pendiente se endurece. La senda asciende al norte en fuertes lazadas hasta alcanzar una bifurcación en la que tomamos la senda de la izquierda (hacia el oeste) para acceder al barranco de Sotllo. La senda, bien marcada sobre el terreno, pronto se convierte en un camino tortuoso e incómodo con continuos resaltes que exigen un esfuerzo adicional multiplicado por el peso de la mochila. Finalmente, alcanzamos el Plans de Sotllo donde la senda recupera un trazado más uniforme. Alcanzado el Estany de Sotllo los sitios para acampar no son ni amplios ni cómodos por lo que decidimos continuar hasta el Estany d`Estats. Siguiendo el torrente de desague alcanzamos este segundo Estany y lo bordeamos por el oeste (izquierda) para acampar en una amplia zona llana en el fondo de cubeta. Alcanzada esta evidente zona de acampada comprobamos que está bastante ocupada por lo que tenemos que acomodarnos en el poco sitio que queda libre.

Estamos a los pies del gran macizo de la Pica d´Estats, separado del Sotllo por un evidente collado.

 
05-08-2005

Nos levantamos temprano ya que el día iba a ser muy largo. El ambicioso plan consistía en encaramarnos a la altiva cresta que une el Pico Canalbona (2966mts) con la Pica d´Estats y recorrerla íntegramente por el filo (siempre que fuera posible) pasando por los picos de Rodó de Canalbona (3005mts) y Punta de Gabarró (3114mts). Y terminar el cresteo bajando al Port de Sotllo por la cresta este del Pic Verdaguer (3133mts).

Con buen ánimo empezamos el ascenso a la cresta remontando, desde el Estany d´Estats, el barranco de Coma Gelada. Alcanzado el pequeño ibón de Coma Gelada paramos a comer algo, darnos cremas y aclarar la parte final del ascenso al Pico Canalbona. Aclaradas las dudas continuamos por la evidente vaguada de la Coma Gelada hasta alcanzar la franca pendiente final del pico. Como se trata de una impresionante pedrera optamos por alcanzar intuitivamente la dorsal suroccidental y continuar por ella (sin ningún problema) hasta la cima.

En la cima del Pico Canalbona hacemos una parada larga contemplando las dificultades que ofrecía el primer tramo de la cresta hasta el collado de la Coma Gelada. Ya subiendo la apariencia de este tramo de la cresta nos hacia dudar de que fuera factible progresar sobre ella, sin embargo, una vez dentro no ofreció ninguna dificultad reseñable excepto el destrepe final al collado por una laja fisurada poco expuesta.


Desde el collado de Coma Gelada la cresta era ancha y franca hasta dónde se podía ver: el vértice geodésico del Pico Gabarró. Así que continuamos sin prisa pero sin pausa pasando por la cota 2954 (al sureste del Estanyet de la Conca Gelada, un pequeño ibón colgado muy próximo a la cresta), el Port de Riufred (2721mts), el Pico de Rodó de Canalbona (3005mts) hasta el Pico Gabarró (3114mts) dónde volvemos a parar para preparar la parte final de la cresta.

El breve tramo de cresta que separa el Pico Gabarró de la Pica d´Estats es el que ofrece mayores dificultades: un afilado tramo de cresta, aéreo pero compacto, donde se suceden varios escalones que exigen cortas trepadas. Hasta el collado no hay dificultades, pero una vez superado, éstas se suceden con continuidad hasta la cima de la Pica. Se llevaba una cuerda y material por si era necesario proteger este tramo de cresta, pero al final no hizo falta y llegamos si problemas hasta la cima del gran objetivo del día. Lo más difícil y duro ya estaba hecho.

En la cima de la Pica paramos a comer. Desde esta atalaya todo parecen suaves relieves: el Montcalm, el Certascan el Monteixo y mas lejos la Sierra del Cadí. Conforme pasa el tiempo el grupo empieza a tener diferencias sobre el plan a seguir: unos quieren continuar con el plan inicial de descender por la cresta este del Pico Verdaguer, pero otros prefieren subir el Montcalm y completar todos los tresmiles del macizo. Al final, después de ascender al Pico Verdaguer (muy próximo), se hacen dos grupos: uno se dirige al Montcalm (Fran, Gabi, Ricardo, Anabel y Teresa) y otro al puerto de Sotllo.

Desde el pico Verdaguer la ascensión al Montcalm resulta evidente con una senda marcada hasta la cima. Sólo tiene el inconveniente de que hay que descender al Coll de Riufred (2978mts), perdiendo más de cien metros de desnivel, para después ascender y recuperar el desnivel perdido.

El descenso del Montcalm se hace por la misma senda de ascenso hasta el Coll de Riufred. Desde allí se continua el descenso por el barranco que al oeste desciende hacia los ibones de Cometa d´Estats pero, antes de llegar a ellos, se comienza a remontar al sur la vaguada que desciende del Port de Sotllo. La ausencia de nieve obliga a descender mucho hacia los ibones al ser impractiable la ladera rocosa septentrional del pico Verdaguer (por la que se podría transitar cómodamente con un manto de nieve, perdiendo así mucha menos altura).

Remontando hacia el Port de Sotllo se eleva a la derecha (oeste) la imponente pedrera de la pared este del Sotllo (3073mts), si abrigabas alguna ilusión de completar todos los tresmiles esta visión te quita las ganas. Pero las primeras impresiones pasan, o se dominan, y cuando llega el momento de atacar esas duras pendientes ya has recuperado suficiente ánimo para comenzar a subir por las descarnadas laderas de piedra.

Atacamos la pared poco antes de llegar al Port de Sotllo por una evidente vaguada que discurre paralela a la afilada cresta oriental del Pico de Sotllo que desciende hasta el collado. La senda, marcada a tramos, es difícil de seguir, pero como se puede ascender por cualquier lado, unas veces por senda otras intuitivamente vamos ganando altura hasta alcanzar la cresta somital muy cerca de la cumbre. En la cresta volvemos a tener una panorámica más gratificante abandonando la única visión de la pedrera. Por terreno más compacto se gana la amplia cumbre.

Como era previsible el grupo se ha desmembrado y vamos llegando al campamento poco a poco según la actividad realizada por cada uno. Todavía es pronto para comenzar a preparar la cena por lo que procedemos a lavarnos y acomodarnos en la poca sombra que dan las tiendas.
 
06-08-2005

El plan del día consistía en descender a los coches por el vecino valle de Baborte. La única complicación era alcanzar los Estanys de la Coma de Sotllo justo bajo el collado de Baborte, ya que en la subida no habíamos visto ninguna senda que se dirigiera hacia allí.

Desmontamos el campamento sin prisas e iniciamos el descenso hacia el Estany de Sotllo. A mitad de camino, antes de llegar al Estany, iniciamos una travesía a media ladera hacia el oeste para alcanzar los estanys de la Coma de Sotllo. Las dudas del comienzo se van disipando con los hitos y finalmente alcanzamos los estanys donde paramos a comer.

En el collado de Baborte (2596mts) vuelve a fraccionarse el grupo, las personas que arrastran molestias físicas deciden no subir al Pico Baborte (2929mts) e inician el largo descenso hacia los coches. Pero la mayoría inicia el ascenso al pico. La senda recorre íntegramente la cresta suroriental, mas o menos compacta, siguiendo casi exactamente el filo de la cresta. Subimos sin mochilas, sin comida y casi sin agua por lo que rápidamente iniciamos el descenso al collado.

En el descenso por el Circ de Baborte el grupo permanece mas o menos compacto hasta el refugi de Baborte (2463mts), un refugio tipo cápsula metálica dónde paramos brevemente para verlo. Pero, a partir de ese momento, las fuerzas de cada uno son las que deciden el ritmo y el grupo se desmembra rápidamente llegando casi por unidades al parking dónde habíamos dejado los coches. La parte final del descenso se hace dura ya que es en subida remontando la Vallferrera con continuos repechos.

Una vez reagrupados y reanimados por el agua y el descanso decidimos qué hacer el resto del día. Finalmente decidimos pasar la noche en el camping de Areu ya que nos parece más fácil encontrar un sitio para cenar en Areu que en Alins y la posibilidad de abandonar el valle y bajar a Llavorsí o a Sort es menos atractiva.

Acomodados en el camping de Areu buscamos restaurante. Finalmente cenamos en el restaurante del camping poniendo fin, con una buena actividad gastronómica, a unas cortas vacaciones.

  • Textos: Francisco Mate
  • Fotografía: Esteban Ribera

Asociado a

logosfed

Lista de correo

Suscríbete a la lista de correo para recibir puntualmente las noticias del Club