• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  976 29 87 87

15 días 15 escaladas

Cronica de una emocionante actividad de escalada relatada por Luis Royo Estas vacaciones de verano comenzaron sin un plan fijo pero con mucha ilusión y ganas.
De la Sarra nos subimos al abrigo André Micheau a dormir y al día siguiente escalamos el Balaitus por la arista noroccidental y la Aguja Lamate.
Continuamos en la siguiente jornada con “el espolón elegante”, al Balaitus también.
La idea era seguir escalando en esta zona pero el mal tiempo con tormentas nos obligo a bajarnos al valle, para no perder la costumbre realizamos la escalada del diedro de Hoz.
Las predicciones no eran buenas y en esos primeros días de julio el frío era intenso así que bajamos a Riglos a escalar las dos ultimas vías abiertas en el mallo Colorado.
Con el frío persistente en la alta montaña cambiamos el prepirineo aragones por el leridano y escalamos en los tres días siguientes la Vidal-Farreny en Terrades y la Tánger, Cosmos y Pallars en el congosto de Collegats.
Con la mejoría de la meteorología fuimos a Sant Maurici y subinos por la canal central al pequeño y gran Encantats. Al día siguiente escalamos la Aguja de Amitges por la Giró. Al descender nos cogío una gran tormenta y decidimos quedarnos en el refugio. Al levantarnos con buen tiempo improvisamos una escalada al pico inferior del Portarro, el triedro, curiosa y entretenida escalada. El tiempo volvió a ser incierto y viajamos a Andorra, con un cielo encapotado realizamos la ferrata de alta montaña del Bony d´Envalira.
La jornada siguiente escalamos el espolón del Ribús en el circo de Pesson, la vía de escalada con más clavos del Pirineo. Al día siguiente y en el lado francés escalamos el pico de la Valleta. De aquí y agotando los dos últimos días que nos quedaban, aunque escaladas en proyecto había cientos, nos fuimos al Dent d´Orlu en el Arriege. Allí escalamos en la cara este la Supersé y la flor de Rodho.
El tiempo se había terminado y había que volver, Julio se marchaba a Picos.
Volvimos con más nuevos proyectos que escaladas realizadas; a pesar de que fuerón más de 150 largos de cuerda entre el cuarto grado y el seis a.
El verano tuvo otras escaladas (norte de Vignemal, Perramó, Salenques,....) pero esos son otras historias.

Luis Royo ( el que parecía que solo esquiaba)

Asociado a

logosfed

Lista de correo

Suscríbete a la lista de correo para recibir puntualmente las noticias del Club