• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  976 29 87 87

Crónica del Curso de Escalada Clásica 2020

Por fin había llegado el fin de semana del 11 y 12 de julio para realizar el curso de escalada clásica. Para evitarnos el madrugón del sábado Adela, Ricardo y Sergio subieron para hacer noche ese viernes al albergue “El Pájaro Loco” en Castejón de Sos, durante la cena recibimos también un whatsApp de Javi que había decidido también subirse a dormir pero en vez de en el albergue se quedaba en la furgoneta así que tras las presentaciones y un breve café nos fuimos todos a dormir que al día siguiente se esperaba duro.

Por la mañana después de dar cuenta de un buen desayuno nos reencontramos con Jesús que era el último miembro del equipo que subía desde Zaragoza y ya luego nos reunimos todos a las 08:00 am con el guía Alberto Posadas, tras una pequeña presentación y una explicación de lo que iba a ser el curso nos dividimos el material en dos coches y nos dirigimos al que iba a ser nuestro primer destino Aigüespases. Dejamos los coches muy cerca de donde comenzaba la senda a pie de carretera que nos dirigiría a las paredes que iban a ser nuestra compañía durante todo el día.

Comenzamos el curso con una explicación teórica de todos los “cacharros” que nos iban hacer falta para practicar la escalada, ahí fue cuando Alberto empezó a sacar un montón de material de la mochila que parecía que nunca terminaba y luego poco a poco le fuimos poniendo nombre a toda esa “cacharrería”: friends, fisurereros, clavos, uñas, ganchos, estribos….. Así que poco a poco fuimos conociendo los diferentes tipos y sus aplicaciones y como deberíamos utilizarlos, pronto estuvimos practicando a pie de pared de cómo ir colocando todos y cada uno de los seguros, pero los clavos se colocan relativamente bien, otra historia es cuando los quieres recuperar.

Así que ya nos metimos de lleno con la práctica, Alberto abrió una vía en la cual nos colocó una cuerda fija para luego ya ir comenzando todos a ir subiendo en escalada clásica; la primera en abrir el frente fue Adela y tras ella, Sergio, Ricardo, Javi y Jesús.

Con todo ese material encima pudimos ir comprobando que no es tan fácil el ir avanzando por una pared solamente con una uña y unos estribos, pero fue una magnífica experiencia; mientras iba accediendo a la vía uno de los componentes y el otro aseguraba; el resto del equipo no quiso desaprovechar la ocasión de ponerse a escalar una vía paralela en deportiva.

cronica escalada clasica julio 2020 Page 01 Snapshot 01 Copy

Por circunstancias personales del guía, tuvimos que dejar la escalada a mitad de la tarde con lo cual nos quedó un sabor agridulce puesto que quedaban todavía bastantes horas de luz para seguir desarrollando la actividad; pero bueno las circunstancias son las circunstancias. Así que vuelta a los coches, recoger el material y regreso a Castejón de Sos, donde teníamos reservado el alojamiento para esa noche.

Una vez instalados todos en el albergue, aprovechamos para darnos una ducha y hacer un poquito de turismo por la zona, aunque la verdad es que la visita duro hasta el bar más próximo donde nos sentamos en una terraza y dimos buena cuenta de unas buenas cervezas frías y donde poner en común lo que habíamos aprendido a lo largo de la jornada.

Aprovechamos también el momento con una magnífica cena en el albergue y donde decidimos previa recomendación de Félix (vía WhatsApp) “que nos acostásemos pronto ya que al día siguiente debería ser movidito ” ; tuvimos muy en cuenta la recomendación y fuimos un equipo muy obediente, lo que pasa que cuando ya estábamos todos metidos en las literas decidimos que nos habíamos quedado con ganas de tomar la última así que vuelta en pie y a tomar la última

Al día siguiente y tras dar cuenta de un buen desayuno nos reencontramos con Alberto, el cual estaba metido con la mirada dentro de la pantalla del móvil viendo partes meteorológicos, puesto que la mañana había salido con mucha niebla, lluvia y frío, por lo que la perspectiva de poder disfrutar de un día de escalada no era muy halagüeña.

cronica escalada clasica julio 2020 Page 02 Snapshot 01 Copy

Encontró un claro en ese mar de nubes, así que nos dirigimos hacia la Torre de Marfil y comenzamos con esa pequeña trepada hasta llegar a la pared; vimos que era la decisión correcta por el número de escaladores que iban llegando. Nos dividimos en dos cortadas en la primera de ellas Alberto de primero seguido de Javi y de Jesús; comenzó Alberto abriendo la vía y montando la primera reunión tras tenerlo todo “híper mega asegurado” subieron Jesús y Javi.

A nuestra espalda no dejaba de oírse el rugir de la tormenta que no tardaría en alcanzarnos; la segunda cordada, con Adela de primera y detrás Ricardo y Sergio. Cuando ya estaba a punto de llegar a la reunión Adela se desató el diluvio universal con una tromba de agua impresionante, Ricardo y Sergio que estaban abajo pudieron colocarse unos impermeables y proteger un poco todo el equipo que había quedado al pie de la vía; los de arriba aparte de la tromba de agua tuvieron que soportar un poquito de granizo y cuando las condiciones lo permitieron se bajaron haciendo un rapel, recogimos todo el material y nos dirigimos hacia los coches para secarnos y continuar con ropa seca.

Sin título-1

Alberto estuvo buscando algún otro sitio donde poder intentar terminar la mañana así que nos dirigimos hacia Benasque y allí conseguimos por lo menos practicar un poquito diferentes tipos de encordamiento y practicar otra serie de de movimientos tipo crestas, hicimos una pequeña trepada en dos cordadas de tres poniendo seguros, quitando seguros, el primero utilizando seguros que le protegían de una posible caída del segundo y que no le afecte al primero, etc …. y luego al final Alberto también nos estuvo explicando lo que es hacer un rapel de fortuna con un “julio” y la verdad que nos sorprendió que con un pequeño ganchito y un elástico se den tantas posibilidades para cuando solamente dispones de una cuerda.

Tuvimos que parar a refugiarnos porque comenzó otra vez a llover; momento que aprovechamos para tomar un pequeño tentempié y tras el cual y viendo que la situación climatológica no iba a cambiar se decidió dar por finalizado el curso. Recogimos todo el material y regresamos a

Castejón de Sos; trasladamos cada uno su material a sus respectivos vehículos, nos reunimos para tomar un café y comentar un poquito todo lo que había sido el curso, el cual había tenido sus buenos momentos pero en general nos quedó un poco de sabor agridulce por no poder disfrutar de todas las horas efectivas que hubiéramos deseado para el aprendizaje de la escalada clásica.

Sin título-2

 

Texto: Sergio Ara

 

 

 

 

 

 

Asociado a

logosfed

Lista de correo

Suscríbete a la lista de correo para recibir puntualmente las noticias del Club