Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. Did you miss your activation email?

Autor Tema: crónica Moncayada 23 diciembre 2018  (Leído 292 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

empujatrenes

  • Global Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 711
crónica Moncayada 23 diciembre 2018
« en: 31 de Diciembre de 2017, 01:14:39 am »
Esta salida al Moncayo supone un gran reto para mí, no por el  desnivel que hay que afrontar, eso ya lo he hecho, sino por tenerlo que hacer con nieve. Me encuentro muy animada, dispuesta a llegar a la cima y por supuesto bajar, que hasta ahora parece que es lo que más me cuesta.
Amanece cuando llegamos al parking del Campamento Juvenil donde dejamos los coches. Empezamos a subir por medio del bosque como jabalís, se supone que hay un sendero, ¿pero dónde? La aventurilla siempre es buena y nos hace bromear. Parece que es un atajo, enlazamos con el camino correcto.





Llegamos sin problemas al Santuario donde nos esperan Cristina, Porta, Raquel y la perrita Ara. A partir de aquí el bosque cambia, los árboles dejan caer de sus ramas una mezcla de agua y pequeños trocitos de hielo, las hierbas del suelo están congeladas y la senda en algunos tramos parece una pista de patinaje. Podemos ver en algún claro el inmenso mar de nubes que cubre el valle. ¡Precioso! Por encima de él se divisan las cumbres del Pirineo todas nevadas.



En el circo de San Miguel nos reagrupamos, los monitores deciden subir por el cucharón, no hay mucha nieve, pero la vía normal se ve bastante helada. Cristina por su lesión de tobillo sube con Alberto, creo que por la loma norte, por donde bajaremos todos. Continuamos subiendo ahora entre piedras superresbaladizas e hierbas algo incómodas, pero vamos progresando bien, la cima la tenemos a la vista, aún está lejos.



Ara va y viene con un palo para que se lo lancemos. (¡Pobrecita!, después sufrió un pisotón con el crampón y terminó cojita).
Nos volvemos a reagrupar para poner crampones. Van continuando todos, me quedo con Félix, como es normal mi hermano me sigue bien de cerca, corrigiéndome para que vaya confiando en el material y coja algo de soltura. Llegamos a una zona donde el sol nos calienta un poquitín, ahí nos espera Eva y Jesús. Un pequeño descanso y en marcha, poco a poco Jesús se adelanta con Javi, avanzan más deprisa, nos quedamos atrás.





El desnivel se incrementa, hay zonas donde la nieve está más dura y me cuesta. Eva me va haciendo escalones, chino chano llegamos a la cumbre donde nos espera todo el grupo. Hace mas viento y es muy frío. Me siento muy contenta, lo que se ve es inmenso, las nubes se han ido y vemos todo el campo de Borja. La nieve peinada por el viento helado, ha dejado un manto con flores de hielo precioso.









Empezamos el descenso bastante ligeros, nos esperan a comer en el Santuario. El grupo enseguida se estira, bajo con confianza, pronto nos quitamos los crampones, empieza de nuevo el cuidadín, cuidadín, que las piedras siguen heladas. Me quedo atrás con Javi, Eva, Jesús y Félix, por un momento nos cuesta encontrar el sendero, pero nada, enseguida estamos en el bosque, aquí nos ralentizamos de nuevo, el hielo del camino nos hace dar pasitos cortos. ¡El Santuario a la vista! Ya estamos, unas cervecitas y a comer. Una gran comida después de un día fantástico, con una compañía de diez.





Nos repartimos en los coches que han subido hasta el Santuario para bajar al parking del campamento, abrazos, besos, choques de manos y cada uno en el coche que hemos venido, regresamos a casa.
Una experiencia positiva, por la ruta, por los compañeros y por lo conseguido.
Cansada pero feliz, así es como quiero sentirme siempre que salga a la montaña.
Un abrazo para cada uno de los componentes de la Moncayada. Nos vemos en otra….

Marimar Escobar
Sección Alta Montaña

Fotos: Eva Abascal y Félix Escobar
Selfie: Víctor Maestro