Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. Did you miss your activation email?

Autor Tema: crónica salida al Boum, 16 de junio 2019  (Leído 690 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

empujatrenes

  • Global Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 770
crónica salida al Boum, 16 de junio 2019
« en: 02 de Agosto de 2019, 04:32:29 pm »
En 1858 Lézat y el Dr Laubron pisaron por primera vez el pico Boum (3005m), cima compartida con nuestros vecinos franceses.
Ciento sesenta y un años después un grupo de socios del club Pirineos seguíamos sus pasos alcanzando esta no muy conocida y preciosa cima.



Serían las 17:00 horas del 15 de Junio cuando los 13 nos juntamos en Benasque, para hacer una merienda-cena y posteriormente dirigirnos a la campa de Senarta para pasar la noche vivaqueando, en furgoneta o tienda que de todo hubo.
A las 4:30 de la mañana en pie para desayunar y levantar el campamento y dirigirnos hacia la subida al Valle de Remuñe por un sendero balizado repleto de pino negro con vistas al frente de la Forca de Remuñe, y dejando a la espalda,  el sureste de Maladetas.
Nos marca el camino el río Remuñe hasta que nos enfrentamos al primer repecho que nos dejará en la Pleta des Capellans a 2050m. La ascensión continúa hasta las inmediaciones del ibón de Remuñe (2.200m) que nos queda a la izquierda. Nosotros seguimos hacia el Portal y aparecen las primeras señales en la roca de color azul, que nos guían a nuestro objetivo.
Tras sortear bloques de piedra y pequeños neveros, a 2500 m los monitores deciden que nos calcemos crampones para superar tres fuertes palas cubiertas con nieve y que facilitan el ascenso ya que en verano hay gravilla y piedra suelta que hacen más sufrida la subida.
Al llegar a la pared una profunda rimaya nos obliga a saltar a la roca, donde dejamos el piolet y los crampones y comenzamos la grimpada, por terreno expuesto y roto. Cuando alcanzamos la cresta, la roca mejora y trepamos una chimenea descrita por Luis Alejos en su “Guía de los 3000m (ed Desnivel), que es la última dificultad del ascenso, para continuar hasta la cima por un estrecho pasillo sobre los abismos francés y español, disfrutando de un maravilloso paisaje, en el que la vista se pierde en un infinito mar de montañas.
   Durante unos minutos pudimos disfrutar de la cima, compartida con Francia y con los franceses que allí estaban. Aprovechamos para reponer fuerzas y afrontar el descenso. Además entre el grupo había una “tresmilcantana”* (aunque de eso nos enteramos más tarde).

Los destrepes son siempre delicados y esta vez no iba a ser la excepción. Con riguroso orden, juntos y echándonos una mano, afrontamos el descenso que concluyó con dos rápeles aprovechando las instalaciones que encontramos. A pesar del numeroso grupo, en una hora estábamos todos en sitio seguro.
Con la nieve blanda cogimos carrerilla y lo que antes era una empinada cuesta se convirtió en una divertida y continua carrera hasta que desapareció la nieve. Ya sin crampones y cada vez con más calor al estar a menor altura, acelerábamos la marcha para llegar a los coches una vez cumplido el objetivo y haber salvado 1200m de desnivel positivo.
Diez horas más tarde estábamos de nuevo en el punto de partida y rumbo a Benasque donde brindamos por el éxito y con deseos de repetir otras cimas y aventuras.

Como dice Pepe, Volvimos todos, volvimos bien y volvimos amigos.

“tresmilcantana”*“dícese de la aspirante a coronar un tres mil por primera vez y conseguirlo

Texto: Víctor DeAndrés
Foto: Victor Maestro
Club de Montaña Pirineos

EL DÍA EN EL QUE LA SUERTE ESTUVO DE NUESTRO LADO. ALTA MONTAÑA. PICO BOUM.
Todos somos conocedores de que en el medio natural la planificación, el trabajo, la seguridad,.. son parte indispensables del éxito de una actividad. Pero también sabemos de la importancia del factor suerte.
Este domingo 16 de junio, un grupo de 11 valientes del Club acompañados por 3 monitores FAM- EAM, se acercaban a Benasque para probar su fortaleza física y mental venciendo dificultades y tratando de hollar la cima del pico Boum de 3.006 metros en el recóndito valle de Remuñé.
Y triunfaron, porque todo se posicionó para lograrlo.
Vencieron miedos y dificultades y como una "gran todo", como un gran equipo actuaron y lograron pisar la cima de esta bonita montaña ensombrecida tal vez por la grandeza de su vecino el Maupás.
Nieve dura en su aproximación y unas canales y trepadas con roca descompuesta en su zona somital, hicieron trabajar a los sentidos al 100%. Pero también había que bajar. Destrepes vertiginosos y una par de rápeles, conformaron una aventura de la que todos salieron "ganadores"
TUVIMOS SUERTE PORQUE FUIMOS AFORTUNADOS DE VIVIR UNA BONITA AVENTURA.


                                                                                                                                                                                         
Gracias a tod@s por vuestra confianza. Pepe Barbany   Monitor Ata Montaña Responsable de Actividad