Accede a tu cuenta

Usuario *
Contraseña *
Recuérdeme!

Crónica salida promocional Pico Baciás

El 18 de marzo de 2017 el equipo al completo del curso de iniciación al montañismo invernal, mas “un infiltrado” (compañero del curso anterior) junto con nuestros 3 Ángeles de la guardia: Pepe, Alberto y Víctor nos vamos a poner todo lo aprendido en práctica.

18 de Marzo Cuyalaret (2286 m) prácticas de progresión, rapel e instalación de reuniones.

 Como íbamos mas que sobrados quedamos a las 7 (por supuesto salimos tarde) sin prisas paramos también ha llenar el buche y coger fuerzas. El día era espectacular, un sol radiante, los parking en el Portalet llenos hasta la bandera, todo el mundo había decidió salir ese día a la montaña… solo que un poco antes.

 

 

A las 12 conseguimos estar aparcados y empezamos a calzarnos las raquetas. Comenzamos a andar, primero llano y buen ritmo, conforme empiezan las subidas va bajando el ritmo y esto cada vez se empina más. Comenzamos a sudar lo que no está escrito (parece que estamos en una clase de spinning en verano) pero no, estamos en la nieve, es marzo y son las 14.00h . Pronto el grupo de “ las keniatas” nos vamos quedando atrás ( siempre acompañados de nuestro fiel y paciente escudero Víctor). 
Viene el último repecho y nos pesan los huevos, el chorizo, las patatas fritas y esa calor asfixiante  … Así que con un color rojo a punto de infarto (unos mas que otros) hicimos cima. Que tienen esas jodidas vistas de la montaña que se nos van todos los males de golpe… porque esas vistas no se pueden explicar en ninguna crónica. Aprovechamos para comer e hidratarnos, coger aire y hacer fotos.

 

 

 Empieza a ser tarde y toca bajar: comienza lo bueno! Cambiamos raquetas por crampones y bajamos haciendo un rapel que han montado los monitores. Mientras el grupo de los Pro va montando una reunión con piolets y una cinta cosida, las cuerdas son cortas y la pendiente larga, así que vamos montando reuniones sucesivamente, llega un momento que casi no nos quedan piolets. Y el ultimo rapel solo lo montamos con uno, con tal mala suerte de que se rompe la dragonera, menos mal que Pepe (mi ángel de la guarda) sujetó la cuerda rápidamente y una servidora echó cuerpo a tierra como si tuviera a un regimiento de marines apuntándola.

 

 

Una vez recuperado nuestro material nos deleitamos con un litro de cerveza que nuestro gran serpa José Manuel nos ha porteado. Una vez recuperados líquidos nos vamos a por la última bajada tirando de crampones y practicando las diversas modalidades.
En el llano nos ponemos las raquetas de nuevo y con una nieve que parece helado de nata derretido nos dirigimos al parking. Cogemos los coches y nos vamos al refugio Casa de Piedra . No hay problemas de habitaciones, todos en la misma y un cuarto de baño para todos. Después de nuestro último resort esto parece un hotel de 5 estrellas. 
Aquí nos aguardan dos compañeros muy listos que se han saltado el día de calentamiento, pero como nos trajeron pasteles no se lo dijimos a nadie. Gracias Jesús y Marimar. Continuamos con las cervezas de rigor mas la cena. ( Que rico sabe todo después del esfuerzo .)
Al día siguiente es la prueba reina y hay que madrugar, toca preparar todo, llenar cantimploras y dormir deprisa 

 19 de marzo ascensión al pico Bacias (2760m)

Comienza el reto, todos preparados, listos y puntuales (ejjjemm ejjjeemm….) esperamos en la puerta del refugio, con los frontales puestos comenzamos a andar, primero por buen camino haciendo zig zag, luego por una pedrera inmunda de las que dice Félix (pero inmunda inmunda …). Pronto va apareciendo la nieve y nos ponemos los crampones, el paseo es idílico hasta que llegamos a un repecho bastante duro y toca poner en práctica lo aprendido. Arriba nos esperan los espectaculares ibones de Brazato. Ya llevamos la mitad de camino y mas desnivel que el día anterior, pero sin calor lo hemos afrontado mejor, de aquí el refrán “a quien madruga dios le ayuda”. Continuamos subiendo y pronto las piernas lo empiezan a notar, ya lo vemos: el pico Bacías esta ya en nuestro punto de mira.

Aquí dos compañeros deciden retirarse a tiempo y se vuelven al refugio escoltados por nuestro siempre amable y padre protector Alberto.

 

 

El resto seguimos subiendo hasta llegar a los pies del ansiado pico, estudiamos el itinerario a seguir, por un lado tenemos  una caminata con rodeo incluido interminable, por el otro lado podemos atacarlo de frente , mas complicado pero mucho mas corto.

No hace falta que os cuente por donde subimos no?.

 

 

Con más habilidad unos que otros vamos subiendo todos y llegan esos momentos que solo los yonkis de las montañas sabemos: momentos de abrazos, de emociones, de lágrimas contenidas, de ojos brillantes, de admirar el mundo, de gratitud…  Y como no de celebrarlo compartiendo nuestro segundo litro de cerveza porteado (Gracias José Manuel). 

 

 

 

No nos hubiéramos ido nunca pero quedaba la mitad: bajar!
Que decir que si nos costó subir no fue menos bajar. El calor había hecho efecto y otra vez la nieve estaba imposible, primero con crampones  y luego con raquetas, algunos bajaron dignamente, otros en cambio como pudimos, siempre escoltados  por Pepe y Víctor atentos a todos nuestros pasos. 

 

 

Y con un “no siento las piernas” al estilo Rambo fuimos llegando  todos al refugio. Otra vez esa sensación de superación, sacrificio, felicidad…
Esta vez la celebración fue con jarritas heladas y con una sonrisa que no nos quitaba nadie.
Llegó la hora de despedidas y afrontar el último tramo, coger los coches. El día termina cuando se llega a casa!
Gracias a todos y digo a todos, los que habéis hecho posible esto, desde los monitores del primer día hasta los del último; Félix, Pepe, Alberto L, Víctor, Koke y Alberto M. Nos vemos en la montaña o de cañas. (Plagio de mis compañeras Sara y Lidia)

Texto: Sandra Soler
Fotos: Lidia Gracia
Sección Alta Montaña Club Pirineos

 

Lista de Correo

Suscríbete a la lista de correo para recibir puntualmente las noticias del Club

Asociado a

logosfed